• Get a Free Rabbit Vibe with Orders $59+

Antología de juguetes eróticos Parte II (vibradores)

Guias y de Sexo Truquitos
Encontrar una detallada historia de los juguetes sexuales ha demostrado ser extremadamente difícil. De hecho, hay muchas creencias acerca del origen de estos juguetes. Pero una cosa es segura, estos han estado a nuestro alrededor durante miles de años. En muchas partes del Medio Oriente, los más tempranos juguetes eróticos fueron elaborados con excremento seco de camello. Este era envuelto con una capa de resina resistente, presumiblemente para bloquear las aperturas que quedaban por la consistencia del material y prevenir que el dildo se desmoronara o rompiera. El primer documento real del uso del dildo como juguete erótico data de la Antigua Grecia. Estos juguetes eran elaborados de piel, madera o piedra y eran vendidos por los comerciantes locales para las damas solitarias (o es lo que la evidencia nos hace creer). Estos dispositivos eran llamados "olisbos". Seguidos de estos, nos ubicamos en el Renacimiento Italiano, donde los juguetes eran conocidos como "diletto", lo cual, en italiano, significa, complacer. Los italianos debían usar aceite de olivo como lubricante, pero aún así, el diletto era rasposo e incómodo. Desafiando su condición, el dildo siguió desarrollándose y ganando popularidad. El primer dildo de goma fue introducido alrededor de 1850, durante los tiempos Victorianos. Estos dildos eran mucho más placenteros y mucho más cómodos para los usuarios que sus predecesores. También durante la Época Victoriana fue introducido el primer vibrador al mundo.
 
Desafortunadamente no fue en realidad diseñado para el placer, sino para dar terapia a las mujeres que padecían lo que se llamaba "histeria". Este término viene de la palabra griega "hysteria", la cual, traducida, significa útero. Esto era porque los médicos creían que los desórdenes psiquiátricos en las mujeres eran directamente el resultado de disturbios del útero. Estas mujeres no eran vistas como seres sexuales en ningún sentido, y su histeria era aliviada por un médico que masajeaba su clítoris con un aparato vibrador en forma fálica, hasta que las llevaban al orgasmo y descargaban cualquier presión que les pudiera estar causando la histeria. Hacia inicios del siglo XX, los dildos y vibradores empezaron a aparecer en revistas femeninas y películas eróticas. Esto acrecentó con mucho su popularidad como dispositivos para aliviar la ansiedad y tensión sexual femenina. En los años 1940s el anuncio de esta clase de productos experimenta una gran depresión, y las ventas de estos aliados maritales, como eran conocidos, empieza a declinar. Esto fue hasta los años 1980s cuando las mujeres empezaron a informarse más sobre su sexualidad, gracias a Jaqueline Gold y otras como ellas alrededor del mundo, haciendo más fácil para la mujer tener en sus manos lo que ellas realmente querían. Con el incremento en la venta de vibradores anualmente, y mucho más hombres y mujeres que antes admitiendo que ellos usan juguetes sexuales, el vibrador ha ganado un buen lugar desde que empezara ¡como desecho de camello!