• Free 3 Day Shipping on Orders $75+

Mecanismos del Punto-G

Guias y de Sexo Truquitos
El Punto-G. Elusivo, sugestivo y casi mítico, para algunos es el cáliz sagrado encarnado y para la pareja de algunas mujeres es la eterna búsqueda por el cáliz sagrado. Sin embargo, en Nueva York pareciera que aún la básica necesidad de buscar el Punto-G está siendo cuestionada -¿si ya encontramos el clítoris para qué buscar el gran G? A los neoyorquinos les gusta el status quo (preservar lo establecido), ¿por qué habríamos de desperdiciar una eternidad en buscar el perfecto departamento de renta congelada? Recientemente el clítoris ha estado acaparando el escenario. Permítaseme advertir que yo no tengo nada en contra del clítoris, de hecho yo estoy muy encariñada con el mío, pero el clítoris ha estado siendo la "querida" de los medios. Personalmente siento que el redescubrimiento del clítoris ha ido en detrimento de su tímido vecino, el Punto-G. Damas y caballeros, es hora de darle la bienvenida de regreso al Punto-G. Cierto, el clítoris tiene definitivamente algunas ventajas sobre el Punto-G. 1) Es fácil de encontrar. En los tiempos ancestrales se decía que todos los caminos llevaban a Roma. En el mapa femenino, todos los caminos llevan al clítoris. Si usted es un educador sexual para los estudiantes de biología del 8avo. Grado, usted no tiene excusas para no saber dónde se localiza el clítoris. Un punto a favor es que la mayoría de las mujeres saben cómo encontrar su clítoris si se dedican cinco minutos así mismas. Más aún, después de la serie televisiva Sex and the City, ¿como no podría usted saberlo?, si los primeros capítulos podrían haberse titulado Clítoris 101. El Punto-G, sin embargo, toma más tiempo. Es como tomar la ruta escénica. Usted puede llegar a donde va por la ruta poniente de la carretera sin perder el escenario, porque usted nunca lo había notado. Mientras que si usted se toma su tiempo usted podría tropezar con algo maravilloso en el camino...¡¡¡ Lo logre!!! 2) No hay debate sobre la existencia -el clítoris existe. El Punto-G pone ahora un motivo de debate. Biológicamente existe. Yo asistí a una lectura de G-spot 101 donde no sólo me expandí en gráficas de la anatomía femenina, sino que tuve que localizar y abundar en la estimulación del Punto-G sobre un modelo anatómicamente correcto de una pelvis femenina. Anatómicamente hablando, el Punto-G es una masa de tejido celular que descansa alrededor de la uretra y que se alarga fácilmente con fluido una vez que es estimulado. Para aquellos que seguramente se están rascando la cabeza al leer esto, no se sientan mal, yo salí con mi amante en turno después de esta lectura, quien después de alarmarse de mi presencia en una lectura sobre sexo, comenzó a profesar firmemente la No-existencia del Punto-G.
 
Para no hacer la historia larga, déjenme decirles que ese profesional de la salud (¡Sí, el era un profesional de la salud!!!) se ganó una clase de educación sexual que no olvidará en mucho tiempo. No más excusas, es hora de quitar el polvo a esos libros de biología y satisfacer a sus mujeres. 3) El clítoris toma menos trabajo. Existe un arsenal de herramientas conocidas para estimular el clítoris. Es, por así decirlo, mucho más fácil que martillar un clavo a plena luz, cuando usted esta en la oscuridad. Vibrador + clítoris= orgasmo es una ecuación de la que usted puede depender. Pero puede haber una variable, el Punto-G. Hágale un favor a su mujer, encuentre un vibrador de doble acción. Mi elección: un FunFactory vibrador de silicón como el Patchy Paul. Delicado y modesto, este vibrador encierra un encanto que satisface el clítoris, mientras que la cabeza curva de "Paul" es ideal para alcanzar el Punto-G. Volviendo a la anécdota: cansada de estar siendo insatisfecha por su "muy experimentado" novio, mi amiga trajo consigo a su otro "amigo", Paul. Y después de una rudimentaria educación (y sacudir seriamente su Ego un poco) Paul ayudó al novio de mi amiga a ganarse muchos puntos después de asistir a la lectura sobre sexo. ¿Los vibradores no son para usted, o todavía le confunden? ¡¡Eso pensé!! Es hora de la lección de geografía. Haga un pequeño túnel con la mano, como cuando era niño y pretendía que sus cochecitos/trenes pasaran por ahí. ¿Y adivine que? La punta de su mano es el lado del ombligo de la mujer y las puntas de sus dedos índice y pulgar son el lado posterior de la anatomía femenina. Si usted insertara dos de sus dedos bien lubricados (¡con las uñas cortadas, por favor!) dentro de lo más sagrado de lo sagrado de su mujer, el Punto-G correspondería al área detrás de lo carnoso entre su pulgar e índice cuando hace el túnel con su mano. Otra sugerencia -El Punto-G se siente como la parte superior del interior de su boca. Una vez que encuentre el Punto -su mujer se lo dejara saber (mmm mmm uhh... si, si... uhmm)- encorve su dedo y aplique algo de presión, como si pretendiera batear con su dedo. Piense en sus dos dedos en la versión de Jennifer Grey haciéndole señas a Patrick Swayze en la película Dirty Dancing. Work it baby!!